Saltar al contenido
Ultimas Noticias de Bolivia

Muere estudiante quemado

23 agosto, 2013

Muere estudiante quemado

A las seis y media de la mañana de ayer, José Antonio Francisco Da Costa Baguen no pudo luchar más por su vida y falleció. La comunidad brasileña se unió para velarlo en una iglesia adventista, a donde él pertenecía.

Antonio Costa, la identidad con la que era más conocido en las redes sociales y por sus compañeros de la Universidad Técnica Privada Cosmos (Unitepc), sufrió quemaduras de tercer grado en el 97 por ciento del cuerpo dentro del departamento que alquilaba en el barrio Huanuni.

El trágico accidente sucedió la mañana del miércoles 21 de agosto en el kilómetro 6 de la avenida Blanco Galindo.

Antonio Costa había alquilado un departamento de tres habitaciones, una cocina y baño en una zona cercana a la universidad donde estudiaba la carrera de Medicina.

De acuerdo con el informe preliminar de Bomberos, el departamento del estudiante se saturó de gas debido a una fuga detectada en la garrafa de la cocina. Las puertas y ventanas de la vivienda estaban cerradas. El gas se concentró en todas las habitaciones sin que el propietario lo notara.

Antonio Da Costa se acostó en su cama y al prender su computadora tipo laptop hubo una deflagración (arder rápidamente con llama y sin explosión).

El comandante de Bomberos, capitán Marcelo Sánchez, explicó que “al estar el departamento saturado de gas, el punto de ignición se dio cuando el estudiante encendió su computadora; se produjo una deflagración que generó una onda expansiva calurosa que fue la que causó todos los daños personales y físicos en la infraestructura”. La cama, la laptop y el cuerpo del estudiante ardieron de inmediato.

Antonio Costa corrió al baño en busca de agua, pero allí se desplomó por las graves heridas en todo el cuerpo. Sólo los genitales y las plantas de los pies se libraron de las llamas.

La dueña de casa y sus amigos lo auxiliaron y trasladaron a la clínica Aranjuez. Desde el principio, el especialista en atención de pacientes quemados, Óscar Romero, advirtió que el daño sufrido fue tan severo que su pronóstico era reservado. A las pocas horas del accidente, sus riñones comenzaron a fallar y ayer en la mañana dejó de respirar por una falla multiorgánica.

Sus compatriotas contaron que Antonio nació en San Mateus de Maranhao, era adventista y ansiaba volver a su país convertido en médico para curar a su madre, una mujer de 75 años que está enferma en su tierra natal. Cursaba el sexto semestre y la tragedia frustró todos sus planes.

A %d blogueros les gusta esto: