Saltar al contenido
Ultimas Noticias de Bolivia

El boliviano más longevo fallece a los 123 años

11 junio, 2014

indigena

Carmelo Flores Laura, indígena aimara, creció y vivió siempre en su humilde casa en el altiplano

El indígena aimara Carmelo Flores Laura, que según las autoridades de Bolivia era el hombre más longevo del mundo con 123 años, murió debido a una diabetes tipo 2, informaron ayer funcionarios del municipio andino donde vivía, según la agencia EFE.

El médico Adalberto Segales, del centro de salud de la comunidad de Frasquia, del municipio de Achacachi, en la provincia Omasuyus, informó a los medios que Flores murió el lunes en la noche a las 21:00 hora local, tras una semana de estar muy enfermo.

«Mi abuelito murió anoche en su viviendita, lo estaba cuidando mi papá», confirmó uno de sus nietos, René Flores, al diario paceño La Razón.

Según los familiares Flores será velado y enterrado en su comunidad.

El Gobierno consideró hace unos meses al agricultor, que vivía en el altiplano a casi unos 4.000 metros sobre el nivel del mar, como el hombre más viejo del planeta.

Cuando el caso de don Carmelo saltó a los medios, las autoridades aseguraron que su fecha de nacimiento, el 16 de julio de 1891, estaba documentada.

El presidente Evo Morales, visitó en septiembre pasado al anciano en su casa de adobe en el altiplano y compartieron un «apthapi», asimismo la Gobernación de La Paz lo condecoró como el «Tesoro Humano Vivo» del departamento.

Entonces, el Gobierno inició los trámites para que el Libro Guiness de los Récords lo reconociera como el hombre más longevo del mundo, sin embargo, el Ejecutivo no volvió a informar sobre el avance de esas gestiones.

El director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) La Paz, Henry Flores informó que el anciano estaba internado hace unas semanas en el Hospital Arco Iris de la sede de Gobierno, pero fue dado de alta y nuevamente se trasladó a su comunidad Frasquia, en la provincia Omasuyos, del departamento de La Paz, según la agencia ABI.

MODO DE VIDA Cuando trascendió su avanzada edad, los medios publicaron que Flores se alimentaba fundamentalmente de quinua, cebada, papa, haba y agua de un nevado cercano a su comunidad y mascaba hojas de coca como hace casi todo indígena boliviano, según sus familiares.

También paliaba sus dolores de la artritis y otras enfermedades con friegas que se daba con un remedio casero compuesto por tres víboras conservadas en una botella con alcohol.

En pasado días falleció también, en Nueva York el considerado oficialmente hombre más longevo del mundo, el emigrante polaco Alexander Imich, a los 111 años, después de una intensa vida en la que se había dedicado a la química y había sido presidente del Centro de Investigación de Fenómenos Anómalos de Nueva York.

A %d blogueros les gusta esto: