Saltar al contenido
Ultimas Noticias de Bolivia

Niño con manos gigantes

5 septiembre, 2014

manos

Los médicos le han dicho a sus padres que la enfermedad es rara y desconocida y por ello, no tiene cura.

El pequeño Young Kaleem de 8 años originario de la Indica, padece de una extraña y desconocida enfermedad que ha provocado que sus manos crezcan hasta medir más de 30 centímetro y pesar 12 kilos cada una. Los niños se burlan de él, pues no puede realizar tareas básicas como abrocharse la camisa o atarse los cordones.

Haleema, su madre, narró que desde pequeño sufría esta enfermedad, pues sus manos eran mucho más grandes que las de un bebé normal: “manos grandes y dedos largos”. Sin bien sus puños eran pequeños, comenzaron a crecer al igual que los dedos.

Cuando Kaleem creció y tuvo la suficiente edad para empezar su educación, el colegio obligó a los padres a firmar un documento mediante el que eximían a la escuela de cualquier responsabilidad por posibles burlas hacia el menor.

Su estancia en la escuela no duró mucho, pues las excesivas burlas de sus compañeros lograron que Kaleem se saliera del colegio, para estudiar en casa.

“Ya no voy a la escuela porque la maestra dice que otros niños tienen miedo de mis manos. Muchos de ellos solían intimidarme por mi deformidad. Ellos decían “vamos a golpear al niño con las manos grandes”, indicó el menor.

Su vida es difícil. Muy difícil. Es que a partir de una deformación genética es señalado y degradado por la mayoría de los niños de su edad. Pero ese inconveniente también le genera problemas básicos, como, por ejemplo, atarse los cordones o todas aquellas tareas que tengan que ver con motricidad fina.

Es la historia de Kaleem, un niño indio cuyos padres sólo ganan 25 dólares al mes y no tienen el suficiente dinero como para sostener un tratamiento apropiado. Sus gigantes manos pesan ya ocho kilos cada una.

Kaleem tampoco puede abrocharse botones de sus camisas o sacos, subirse los pantalones o incluso ponerse un abrigo. Necesita siempre de la ayuda de familiares. Su vida es un constante desafío. Sin embargo, duda sobre operar sus manos. Su papá, Shamim, lo sabe: “Tiene dificultad para alimentarse, así que debemos hacerlo nosotros. Usando dos dedos él es capaz de tomar un vaso y beber agua“, señaló al diario británico Mirror.

Médicos

Los médicos especialistas no encuentran una explicación al hecho. El director del hospital local donde Kaleem se atiende fue claro. “Nunca vi un caso en las publicaciones medicinales o de internet donde sólo las manos sean las que crecen“, señaló el doctor Ratan. “Hasta que no hagamos los chequeos genéticos apropiados, no estaremos en condiciones de saber qué es exactamente lo que causa esta deformidad“.
Lo cierto es que la vida de Kaleem avanza, sus manos crecen y su día a día se hace cada vez más complicado, para desesperación suya y de sus padres.

A %d blogueros les gusta esto: