Saltar al contenido
Ultimas Noticias de Bolivia

Se reciben por día entre 3 y 4 solicitudes para dializar

25 enero, 2019

La Secretaría de Salud de la Alcaldía de Cochabamba recibe entre tres y cuatro nuevas solicitudes diarias para recibir el tratamiento de hemodiálisis y el servicio de laboratorio. Esta situación devela un incremento de personas con insuficiencia renal, informó el secretario de Salud municipal, Enrique Torrico.

“El crecimiento de esta enfermedad es alarmante. Antes de 2016, los enfermos renales eran cerca 500; ahora estamos a comienzos de 2019 y son más de 800 los pacientes. A esta Secretaría entran a diario entre tres y cuatro personas solicitando un centro para dializar”, dijo Torrico.

La repercusión llega hasta los centros de hemodiálisis, que decidieron aumentar su capacidad. “Algunos comenzaron con 10 máquinas de diálisis y ahora tienen 40”, acotó.

Los factores para que esta enfermedad esté creciendo son varios, según Torrico. Sin embargo, el principal es la falta de cuidado de uno mismo respeto a la responsabilidad con la salud.

“Los factores que provocan la enfermedad renal son el exceso del alcohol, la obesidad, el sedentarismo, el exceso en la sal, la hipertensión, son algunos que puedo mencionar. Debemos trabajar también en la prevención”, declaró Torrico.

A esto se suma una falta de políticas de prevención, según uno de los representantes de los enfermos renales, Guillermo Gardiazabal. “Las autoridades no se están dando cuenta del crecimiento de esta enfermedad. Muere uno y aparecen cinco con insuficiencia renal. En el hospital Viedma tengo entendido que hay 66 pacientes que comenzarán con la hemodiálisis”, dijo Gardiazabal.

Actualmente, el municipio de Cochabamba firmó nueve convenios con centros privados para el servicio de hemodiálisis. Las clínicas y centros son: Hemod, Media Luna Roja de Irán, Los Olivos, Nefrodial, Unaer, Bioingeniería, Los Ángeles, AIN, Los Lauros y el hospital Viedma.

Inversión anual

El municipio gasta alrededor de 65 millones de bolivianos al año en los servicios de hemodiálisis y análisis de laboratorio para los pacientes que sufren de insuficiencia renal, según el secretario Torrico. Debido a la alta suma que esto supone, existe la intención de construir un centro de hemodiálisis municipal. El proyecto requiere invertir 20 millones de bolivianos adicionales.

“Tenemos la idea de que el municipio debe tener un centro de hemodiálisis, pero el presupuesto apenas nos alcanza para poder subsistir con el sistema integral de salud. Necesitaríamos alrededor de 20 millones de bolivianos para adquirir por lo menos 40 máquinas. Con eso atenderíamos a unos 240 pacientes renales”, dijo Torrico.

La inversión que hace mensualmente el municipio de Cochabamba, para cada uno de los enfermos renales, es de 9 mil bolivianos aproximadamente. Esto comprende los servicios de laboratorio y 12 sesiones que necesitan.

Acuerdo

Los enfermos renales y la dirección del hospital Viedma llegaron a un acuerdo, ayer. Luego de una reunión entre los dirigentes y la directora del Viedma, Deysi Rocabado, se decidió habilitar más laboratorios.

“Nos reunimos y llegamos a un acuerdo con la directora del Viedma y del Sedes. Se comprometieron en habilitar más laboratorios y eso nos ayudará mucho y a nuestros compañeros”, dijo Gardiazabal.

De este modo, se decidió levantar las medidas de presión que se había anunciado y el estado de emergencia. Aún así, el conflicto para tener una atención digna aún está lejos de resolverse.

«Estamos pidiendo todos los datos de los centros de hemodiálisis para saber cuántas personas ya han muerto en gestiones pasadas. Esta enfermedad está creciendo más». Guillermo Gardiazabal. Dirigente Renal

OPINIÓN

Ramiro Coca. Responsable del Programa Renal del Sedes

Falta conciencia crítica en la población

El ser humano tiene que hacerse sus controles de salud por lo menos una vez al año, esté sano o enfermo. Nosotros, desde el Ministerio de Salud, tenemos políticas de prevención, pero, a pesar de los esfuerzos, no podemos llegar al 100 por ciento de la población. Lamentablemente, hay muy poca participación de la comunidad en las campañas que hacemos y la gente pasa de largo. Entonces, falta conciencia crítica en la población para el cuidado de su salud. El tiempo de evolución de esta enfermedad está entre los ocho y 10 años, es una enfermedad silenciosa.

A %d blogueros les gusta esto: