Saltar al contenido
Ultimas Noticias de Bolivia

Mejillones se convierte en parqueo

30 junio, 2012

El colegio Mejillones, un potencial patrimonio histórico, cultural y arquitectónico, se ha convertido en un parqueo y depósito de basura y chatarra. La antigua infraestructura, ubicada frente al templo y convento de Santa Teresa, es utilizada a diario para parquear los vehículos de los funcionarios jerárquicos de la Alcaldía.

Según la Ordenanza Municipal 4070 del 23 de marzo de 2010, el colegio Mejillones debe ser exclusivamente para actividades culturales y está entre los edificios a ser catalogados como patrimonio histórico de la ciudad.

La mencionada ordenanza remarca que el colegio Mejillones “se constituye exclusivamente y únicamente en el Centro Artístico Cultural Municipal del Bicentenario” con el objetivo de promover políticas culturales.

La misma norma dispuso que el Centro Cultural sea administrado por la Oficialía Superior de Cultura y prevé que se asignen los “recursos necesarios para la culminación del proyecto de restauración del colegio Mejillones”.

La edificación se convirtió en un parqueo exclusivo para el alcalde Edwin Castellanos y sus colaboradores más cercanos desde que entró en vigor la Ordenanza Municipal 4398/12, que restringe el parqueo en el centro histórico de la ciudad.

Los funcionarios jerárquicos dispusieron que el patio del colegio Mejillones, ubicado en la calle Baptista, sea demarcado como un parqueo similar a los que existen en la calle, sin que se exhiba una autorización para realizar estas innovaciones en la infraestructura. Por el uso de los parqueos autorizados en las calles, el Servicio Municipal de Estacionamiento cobra un monto de dinero por hora. La Ley de Lucha Contra la Corrupción tipifica como delito el uso indebido de bienes y servicios públicos.

Según el Artículo 26 de la citada ley, “el servidor público que en beneficio propio o de terceros otorgue un fin distinto al cual se hallaren destinados bienes pertenecientes al Estado o a sus distintas instituciones, a las cuales tengan acceso en el ejercicio de sus funciones, será sancionado con privación de libertad de uno a cuatro años”.

El director del Departamento de Movilidad Urbana, Hever Rojas, ubicado en el colegio Mejillones, desconoce si existe una autorización para pintar el lugar y dijo que sólo se le informó que era una disposición del Alcalde.

¿Multas a pasajeros?

Varias líneas de transporte público exhiben en los micros, trufis y taxitrufis anuncios en los que advierten al pasajero que si se baja cuando el motorizado esté detenido en el carril izquierdo o en el semáforo en rojo pagará la multa de 50 bolivianos a Tránsito, que la Ordenanza 4398 fijó para los vehículos que no recojan ni dejen pasajeros en las paradas establecidas.

El director de Movilidad Urbana de la Alcaldía dijo que no hay una autorización para que el usuario pague las multas y que los choferes deben trabajar con las puertas cerradas para controlar el uso de las paradas.

“Es sólo un mensaje para los pasajeros, porque ha ocurrido que algunos han agredido a los choferes por no parar donde le pidieron.

La gente está mal acostumbrada a hacer parar donde quiere, pero no hay autorización para que multen a los pasajeros”, dijo Rojas.

El director de Movilidad Urbana añadió que “lo que pasa es que hay micros que circulan con las puertas abiertas y hay pasajeros que se arriesgan a subir así y las personas mayores aprovechan que la puerta está así para bajar”.

Fuente: Los Tiempos

[ad#ad-2-300×250]

A %d blogueros les gusta esto: