Saltar al contenido
Ultimas Noticias de Bolivia

Yoga para urbanitas

20 junio, 2013

yogaTiene un increible poder de adicción. Hablamos del yoga, y así lo demuestran afirmaciones de celebs que llevan una vida “healthy” y presumen un físico envidiable como Gwyneth Paltrow: “Lo practico seis días a la semana y me siento mucho mejor” o Jennifer Aniston, quien asegura: “El yoga cambió mi vida”.

Y así, quien comienza una clase de yoga, se vuelve adicta y los motivos son varios. Y así lo explica una alumna: “Comencé a practicarlo para tonificar mis músculos, pero me enganchó a nivel emocional; siento control sobre mi cuerpo y me siento flexible, siento que floto y tengo más energía. Es tu momento. El mejor momento”, dice una alumna de yoga.

Yoga en tiempos modernos

La vida de una working girl es frenética y no cambiará. Sin embargo, nosotras podemos cambiar cómo afrontamos este frenético estilo de vida que llevamos. Lauren Imparato, una de las expertas en yoga más influyentes del mundo, explica cómo, pues ella reinventó esta disciplina tradicional y la convirtió en un método adaptado a las exigencias de la vida moderna. Antes de ser una yogui (además una influyente que tiene el poder de congregar a más de 2,000 personas para practicar yoga) Lauren era una Wall Streeter, una experta económica de Morgan Stranley acostumbrada a jornadas de trabajo maratonianas.

Un día decidió probar el yoga. Y aunque dice que su primera experiencia no fue placentera (“me fue tan mal que fingí un calambre y salí de la clase tras 40 minutos empapada en sudor”, cuenta a EFE), decidió volver: al poco tiempo practicaba yoga siete días a la semana.

Para ella el yoga le aportaba ligereza. “Me sentía flotando, con energía por dentro y por fuera, mucho más sana y fuerte. En verdad me cambió todo el cuerpo físico pero también la mente, empecé a tener más antojo por comidas verdes”, dijo la yogui a EFE.

Se apuntó a un curso para enseñar yoga y una de las tareas fue enseñar lo que aprendía a algunos amigos. “Así en tres meses mi casa estaba llena de gente que ni conocía, mis clases gratuitas habían cogido fama”, asegura.

“Al ver a esta gente, personas que no habían estado nunca en un estudio de yoga, urbanitas bien vestidos, del mundo de las finanzas, las leyes o la moda, pensé que había una oportunidad para enseñarles que el yoga no tienes que ser tan hippie o hindú y además también resolver el problema de la falta de tiempo. Sales de trabajar tarde, quieres sentirte saludable, pero solo tienes una hora y tienes que elegir entre ir a correr, al gimnasio, quedar con un amigo o hacer la compra”, asegura. Así comenzó una historia que terminó con su propio estudio de yoga y la creación de su propio método de yoga, I.AM.YOU, un método atlético, divertido, que combina técnicas tradicionales y modernas.

Desde entonces ha recorrido el mundo impartiendo cursos de formación, seminarios y clases magistrales; semanas atrás estuvo en Madrid dando clases a más de 2,500 personas en la Plaza Mayor.

Yoguis modernos

En definitiva, este yoga es para personas cosmopolitas que ni pueden (ni quieren) renunciar a su ritmo de vida actual. “Las urbanitas están dispuestas a mantener un nivel de estrés básico. Esto no va a cambiar. De hecho, con el desarrollo de las economías y las grandes ciudades solo va a ir en aumento”, predice Lauren, al tiempo que nos da la fórmula del éxito para disfrutar de esta vida: “Yoga, nutrición y perspectiva”. Pero el suyo no es un yoga cualquiera, es un yoga “cool, atlético, divertido, musical, sin doctrinas que prediquen teorías espirituales o vegetarianas”.

“I.AM.YOU”, tradición y modernidad

El yoga I.AM.YOU une tradición y modernidad, pues combina la corriente más filosófica y mental de Tibet e India con el dinamismo del Ashtanga Yoga con objeto de integrar los beneficios para el cuerpo con todo aquello que sea bueno para la mente. “Un curso de “I.AM.YOU” es rápido, cardiovascular al mismo tiempo que estiras. Es un yoga atlético con mucho movimiento. Desarrollamos todos los músculos de las piernas, los brazos, la espalda y los abdominales mientras purificamos el hígado, el estómago, los intestinos, los riñones y los pulmones”, explica la creadora.

La lista de beneficios para la salud es interminable. Entre ellos, fortalece la musculatura del cuerpo, evita la osteoporosis, prepara el cuerpo para el parto y el postparto, alivia y elimina los dolores de espalda, regula el metabolismo, contribuye a quemar la grasa más rápidamente y mejora la vida sexual…

“Tiene beneficios exteriores e interiores, para los ligamentos, los músculos, los órganos, pero también para que todo el cuerpo funcione mejor. Además ayuda a la digestión, aumenta el metabolismo y el nivel de oxígeno en sangre”, asegura.

Por otra parte el yoga ayuda a tener una perspectiva nueva, con el objetivo de conseguir la vida que quieres tener y, desde ahí, crear tu vida ideal; no tiene nada que ver con escapar y evadirte, es más para hacerte a ti mismo.

LO DIJO:
“La vida se vuelve menos estresante según la perspectiva que le pongas y la manera que te muevas dentro ella. La vida nunca va a cambiar, pero tú si puedes cambiar dentro de tu vida, y desde allí crear tu vida ideal”

Lauren Imparato
Yogui y creadora del método I.AM.YOU

QUICKIE

Un nuevo estudio asegura que los genes que se activan con el yoga están vinculados con una mejor respuesta inmune del organismo, menor inflamación y oxidación de las células y una reducción en la ansiedad y la depresión.

LAS CLAVES DEL YOGA MODERNO

clave 1: Respira, respira. El elemento más importante del yoga es la respiración, afirma Lauren. “Es lo que diferencia a esta disciplina de todos los otros tipos de movimientos físicos. Es por medio de la nariz y está comprobado a nivel científico en todo el mundo que puede curar el cuerpo y cambiar la mente”, explica.

clave 2: En todo lado. Es otra de las máximas que hacen del yoga una de las disciplinas más practicadas. Y es que Lauren explica que a la hora de hacer yoga, da igual dónde. “Puedes hacerlo un día sola en casa, otro en una clase llena en el gym. Son experiencias distintas, pero como la vida es difícil de pronosticar estos días, no importa tanto dónde sino cómo”.

clave 3: Sin cafeína. Antes de practicar yoga es mejor tener el estómago vacío y el cuerpo sin cafeína. Después, si uno quiere desayunar fruta, huevo o una napolitana, adelante, aconseja Lauren. No obstante, si necesitas comer antes de ir a clase, Lauren apuesta por almendras o una manzana. “Es recomendable no beber durante la sesión, pero es fundamental llegar bien hidratado”, nos cuenta.

clave 4: El mito de la flexibilidad. Muchas evitamos el yoga con la excusa que “no somos flexibles”. Pero no es necesario serlo. “Cuando empecé no podía ni tocar mis rodillas”, cuenta Lauren, que hoy las toca con la nariz. “La flexibilidad es solo una parte, casi la parte menos importante del yoga”, puntualiza.

clave 5: Yoga para amateurs. La fórmula de Lauren para principiantes es muy fácil de llevar a la práctica. “Puedes comenzar con 5 o 10 minutos al día, hacer un programa básico combinando respiración, Saludos al Sol y una o dos cosas más”,explica.

clave 6: Despierta tus músculos. Lauren, que ha colaborado con varios antropólogos, afirma que “el cuerpo humano no ha sido creado para estar sentado más de dos o tres horas al día. Está hecho para caminar, levantar, sudar y moverse continuamente”. Sin embargo, la vida urbana y el sedentarismo son un problema a la hora de cumplir esta máxima, lo que nos crea dolores de espalda o caderas, relacionados, en la mayoría de los casos, con la atrofia de un músculo creado para andar. “El yoga ayuda, no solo a estirar este músculo, sino a reforzar y hacer más fuertes las zonas atrofiadas”.

clave 7: Parte de tu vida. Incorpora el yoga a tu día a día pensando que es un hábito más. “De la misma manera que te cepillas los dientes o te duchas, no lo piensas, lo haces porque sabes que es necesario para tu salud. El yoga es igual”, dice Lauren. Teniendo en cuenta que los efectos del yoga son instantáneos (pues “te sentirás mejor desde el momento que lo pruebas y te volverás adicta”, predice), la yogui anima a cambiar tu mentalidad, “a convertir el yoga en algo cotidiano y básico”.

clave 8: Aliméntate como yogui urbano. “Lo que importa para la alimentación de un yogui es la comida natural y fresca que tu cuerpo puede usar como energía pura. Siempre sugiero una base de verduras. A partir de aquí se añade un poco de proteína natural, no frita, sea de pescado, carne, o pollo. También mucha agua, aceite de oliva y más verduras verdes. La única cosa que un yogui no debe comer es la comida procesada. Si mantienes tu alimentación de comida natural, sea orgánica o no, con esa base fuerte de verdura verde, vas a ver tu cuerpo cambiar desde dentro hacia fuera”, señala Imparato.

clave 10: Todopoderoso. El yoga es una de esas disciplinas que consiguen crear adicción entre sus devotos porque, tal y como nos cuenta Lauren, “tiene la capacidad de ayudarte a cambiarte a ti mismo”. Es el elemento que nos da poder, porque si aprendes yoga, “vas a aprender a escuchar y conocer tu cuerpo de una manera completamente nueva. Vas a poder cambiar, curarte y mejorarte a ti mismo”.

A %d blogueros les gusta esto: