El viceministro de Descolonización, Félix Cárdenas, informó que en esta repartición comenzará a partir de mayo los controles para verificar que los funcionarios públicos cumplan con el requisito de hablar un idioma nativo de acuerdo a la región donde se encuentran.

“Nosotros en Descolonización todos los miércoles es día de idiomas. Entonces, nadie puede hablar otro idioma que no sea el aymara que todos tememos que saber”, manifestó.

La Ley 269 conmina a todos los servidores públicos a aprender un idioma nativo de su región a nivel comunicativo.

Cárdenas dijo que el Viceministerio de Descolonización ya certificó a unos 20 mil funcionarios públicos en conocimiento de aymara y quechua a nivel inicial.

Anunció que entre mayo y junio se realizará un control “servidor público por servidor público” de todo el aparato estatal para verificar si conoce un idioma nativo.

Explicó que el informe respectivo será entregado a las máximas autoridades de cada entidad pública para adoptar una decisión respecto a los funcionarios que incumplan la ley 269. El año pasado, cientos de funcionarios públicos de alcaldías y gobernaciones entre otras instituciones, pasaron cursos de idioma.

Dejar respuesta