La dirigencia del Magisterio Urbano convocó ayer a sus bases a acatar el paro movilizado de 48 horas que inicia hoy en todo el país como protesta a la falta de atención de sus demandas por parte del Gobierno.

Pese al anuncio de bloqueo de vías y marchas masivas, los colegios públicos, privados y de convenio anticiparon que no suspenderán sus actividades educativas.

Pese a los descuentos y sanciones anunciados por el Ministerio de Educación, los maestros esperan un acatamiento pleno a nivel nacional. En Cochabamba se ha programado para hoy una marcha que recorrerá varias calles de la ciudad que culminará en la Dirección Departamental de Educación, según explicó el ejecutivo de la Federación de Maestros Urbanos, Elmer Revollo.

“El jueves estamos convocando a una marcha desde Quillacollo, esto también tiene la intención de arribar a la ciudad al mediodía y posterior, instalar los puntos de bloqueo en calles y avenidas”, agregó Revollo.

El dirigente también indicó que se espera la participación de las instituciones educativas de convenio, sin embargo, las unidades educativas particulares no se sumarán a las medidas de presión, según precisó ayer el presidente de la Asociación de Colegios Particulares (Andecop), Genaro Durán.

“Las clases son absolutamente normales, no tenemos ninguna razón para parar o suspender”, advirtió.

Por su parte, el director departamental de Educación en Cochabamba, Lorenzo Cruz, reiteró que realizará un monitoreo de todas las unidades educativas para tomar nota de qué profesores no acudieron a sus fuentes laborales.

El Magisterio Urbano de Bolivia tiene un paquete de siete demandas al Gobierno, entre las que destacan el incremento salarial acorde a la canasta familiar, la jubilación con el cien por ciento del salario, defensa del escalafón y otros. Critican también que el diálogo entre la COB y el Gobierno no avanzó.

Dejar respuesta