Bolivia y Chile tienen una batalla judicial en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya por la demanda marítima, pero no es la única cruzada que ambos países han emprendido. La batalla comunicacional, que no gana juicios pero sí opinión pública, ha ocupado gran parte de la agenda de los dos gobiernos.

Y las redes sociales son una punta de lanza de estas estrategias. Tanto La Paz como Santiago han utilizado las herramientas de social media para posicionar sus argumentos, bien dentro del país o en el plano internacional, con el objetivo de generar un sentido común favorable a su posición.

Libros, videos, hashtags, campañas masivas, “tuitazos” y otros productos son parte de la maquinaria comunicacional que Bolivia ha desplegado para convencer al mundo que hay una injusticia que tiene más de cien años y que el Siglo XXI es el tiempo de reparación.

Pero Chile ha respondido con productos comunicacionales que intentan desactivar los argumentos bolivianos mostrando a la comunidad internacional que existe un Tratado de 1904 vigente y que Bolivia sí tiene acceso al mar.

Sin embargo ¿qué país ha sido más efectivo en la batalla comunicacional? ¿qué argumentos usan ambos para mostrar al mundo que la historia está de su lado? y la pregunta más importante, ¿lo político-comunicacional afectará la decisión que puedan tomar los jueces de La Haya?

Dejar respuesta