012342_600

En el último día de Carnaval (ayer), el sacerdote Eddy Gutiérrez pidió a los feligreses ingresar desde hoy, Miércoles de Ceniza, en un tiempo de sacrificio, ayuno, abstinencia y humildad.

En la fiesta de Carnaval, la gente “da valor a la carne”, pero hoy -en el inicio de la Cuaresma- comienza la etapa de recogimiento, afirmó el sacerdote que trabaja en Cochabamba.

Insistió que en esta fecha, el Miércoles de Ceniza, la Iglesia trata de moderar esa actitud pagana. “Es un acto litúrgico en el que se nos recuerda que polvo somos y en polvo nos convertiremos”, afirmó.

Por ello, remarcó que en esta fecha se busca la humildad de las personas, “que sepan que son como las palmas de la fiesta de Ramos: al inicio son plantas frescas, pero con el pasar del tiempo se secan y se vuelven ceniza”.

Según relata el padre Guillermo Siles a ANF, antiguamente los judíos acostumbraban a cubrirse de ceniza cuando hacían algún sacrificio y los ninivitas también usaban la ceniza como signo de su deseo de conversión de su mala vida a una vida con Dios. En el año 384 después de Cristo, la Cuaresma adquirió un sentido penitencial para todos los cristianos y desde el siglo XI la Iglesia de Roma acostumbra poner las cenizas al iniciar los 40 días de penitencia y conversión

Gutiérrez comentó que esta celebración se oficia con la quema de las palmas de la fiesta de Ramos del año anterior. “La Iglesia quema las palmas y con eso se crea la ceniza, para ponerla en la frente de las personas en la misa del día. Esa costumbre recuerda que algún día vamos a morir y que el bien que llevamos en el alma permanecerá”.

Por ello, el arzobispo de Sucre, Jesús Juárez, invitó a la población a asistir a la misa que se celebra en todas las parroquias para la imposición de la ceniza.
Asimismo, el párroco Gutiérrez comentó que con esa celebración, hoy se da inicio a la Cuaresma, donde debe predominar el ayuno y la abstinencia.

“Eso significa que se realiza sacrificios, pero no sólo en la comida, sino en la actitud para cambiar la vida y así mejorar algún defecto”.
La Cuaresma dura 40 días que la Iglesia marca para la reflexión. Este acontecimiento sucede 46 días antes de la Pascua, aunque se considera que la Cuaresma tiene 40 días de duración, ya que no cuentan los domingos.

A decir de Gutiérrez, esos 40 días son un tiempo simbólico, porque representan los días de Jesús en el desierto de Israel.
Juárez comentó que el mensaje de la Iglesia en esta época es vivir intensamente este tiempo de gracia. Por ello, recomendó “practicar el ayuno, la caridad e interiorizarse en la oración”.
Gutiérrez dijo que esta etapa también inicia la pasión, vida y muerte de Jesús, un momento importante para los católicos.

Dejar respuesta