Martes, Abril 25, 2017
Ultimas Noticias

No cambiará de modelo el pacto Fiscal

642268_gd

El vicepresidente Álvaro García Linera dijo ayer que es neoliberal pretender restar ingresos al Gobierno central en favor de otras entidades autónomas, en alusión a la propuesta de las gobernaciones de Santa Cruz y Beni que piden que los recursos de coparticipación tributaria se repartan en una relación de 50 a 50 entre el Ejecutivo y las regiones.

“Los neoliberales camuflados que hay en algunas gobernaciones intentan quitar al Estado central, que se ha convertido en el motor de la desarrollo y la producción, la igualdad”, dijo García Linera a momento de plantear que el debate por el Pacto Fiscal debe garantizar la vigencia del actual modelo en el que el centralismo es protagonista.

Según la propuesta de Pacto Fiscal de Santa Cruz, actualmente, el Gobierno central maneja el 75 por ciento de las recaudaciones tributarias que se generan en todo el país mientras el 20 por ciento lo manejan los municipios y el 5 por ciento las universidades. Las gobernaciones y pueblos indígenas no reciben nada.

La propuesta cruceña consiste en una distribución equitativa de las recaudaciones tributarias del 50 por ciento para el Gobierno y el otro 50 por ciento para las entidades territoriales autónomas del país: 20 por ciento para gobernaciones, 23 por ciento para municipios, 6 por ciento para universidades y 1 por ciento a los pueblos indígenas.

“No se equilibra (los recursos) quitándole al Estado la inversión, eso no es una forma de equilibrar, es una forma de regresar al neoliberalismo, que significa la aniquilación del Gobierno central, cuando más bien la actitud debería ser cómo hacemos para producir más riqueza”, dijo.

No quieren ceder

García anticipó que ningún actor del Pacto Fiscal cederá la porción de recursos que le corresponde ahora. Pidió concentrarse en dialogar sobre la repartición de los ingresos que se generarán en el futuro. “Tiene que haber una actitud creativa de gobernadores y municipios. La antigua distribución de recursos no siempre es muy equilibrada, pero nadie quiere ceder al otro nada”, señaló.

En tanto, el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, advirtió que la propuesta de Santa Cruz y Beni apunta a un Estado “débil y pusilánime”, con una perspectiva destinada a reducir la fortaleza económica del país, que fue consolidada en nueve años de Gobierno.

“Lo que quieren es tener un Estado débil, un Estado pusilánime, un Estado disminuido en cuanto a su potencia económica”, dijo en un contacto telefónico con la Red Patria Nueva.

Quintana explicó que esa propuesta también debilitaría la capacidad productiva de las empresas públicas, entre las más importantes, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (ENTEL).

Plan dilatorio

La gobernadora de Santa Cruz, Ruth Lozada, dijo ayer que la propuesta técnica del Gobierno nacional, realizada el miércoles en La Paz al Consejo Nacional de Autonomías, de dividir en cinco partes el diálogo, es totalmente dilatorio porque no le interesa el Pacto Fiscal hasta que acabe la nueva gestión de Evo Morales.

La autoridad cruceña protestó porque dentro del reglamento interno del Consejo Nacional de Autonomía se señala que tiene que haber mayoría absoluta para aprobar las decisiones que emanen de las reuniones. Sin embargo recordó que de los 23 miembros del Consejo, 21 son autoridades de la línea del Movimiento Al Socialismo (MAS), y solo las gobernaciones de Santa Cruz y Beni son opositoras.

Santa Cruz realizará una cruzada nacional para difundir su propuesta y llegue a todas las gobernaciones y municipios del país.

Dinero en cuentas

El vicepresidente Álvaro García Linera dijo que el Pacto Fiscal debe analizar la mejor forma de ejecución de las gobernaciones que tienen 3.667 millones de bolivianos como saldo en sus cuentas fiscales; de los municipios, que tienen 8.061 millones de bolivianos, y de las universidades que no gastaron 2.420 millones de bolivianos. Existen varios planteamientos para la distribución de los recursos nacionales y lo que establece la ley es que las decisiones entorno a este tema deben basarse en el consenso ciudadano.

Las tres condiciones

El Vicepresidente indicó que existen tres condiciones que deben tomar en cuenta los actores que definirán el Pacto Fiscal. El primero es que se debe ratificar el “modelo de desarrollo plurinacional”. “No puede ser que algún político quiera meter de contrabando en el tema de pacto fiscal un debate sobre el modelo económico cuando los datos demuestran el éxito de este modelo”, advirtió.

La segunda condición es que el nuevo acuerdo debe “garantizar el cumplimiento del plan de gobierno” del partido que ganó las últimas elecciones.

Y el tercer pilar es que el pacto se diseñe en función de las metas planteadas en la agenda 2025.

El miércoles se realizó la primera sesión del Consejo Nacional de Autonomías, instancia en la que se debatirá el pacto fiscal, cuyos principios deben basarse en el uso eficiente de recursos y la definición de las áreas estratégicas de inversión, por ejemplo, salud y educación, como base del desarrollo económico y social.

DOS ANALISTAS

Sugieren aprovechar momento

Para el analista cruceño Carlos Hugo Molina, el inicio del debate por el Pacto Fiscal refleja un reconocimiento tácito de su necesidad y actualidad por parte del Gobierno, que hace 18 meses no quería saber nada de su discusión, porque seguramente el presidente Evo Morales estaba mal asesorado, y hoy ha sido convocado por el primer mandatario del país.

La segunda lectura considerada por Molina es que más allá de las primeras propuestas lanzadas al interior del Consejo Nacional de Autonomías, hoy Santa Cruz tiene la gran oportunidad de hacer una provocación democrática y contagiar la propuesta de Pacto Fiscal, pero no por los porcentajes de repartición, sino por su experiencia en el tema y las necesidades de la población, que es al final la que tiene que ser beneficiada con los recursos.

“Las autoridades de gobernaciones y municipios del país tienen la gran oportunidad para concretar recursos en base a las necesidades de la población, pero tienen que dejar de lado la disciplina partidaria porque las circunstancias así lo exigen”, dijo el analista.

El ideólogo de los estatutos autonómicos de Santa Cruz, Juan Carlos Urenda, cree que Santa Cruz y Beni, departamentos autonomistas, tendrían que haber generado una corriente de opinión nacional favorable a la distribución de los recursos, porque se tiene que romper el tabú de que la autonomía sólo es buena para estas dos regiones.

“La autonomía es buena para todo el país, por lo tanto hay que encarar un proceso de socialización para generar una corriente de opinión favorable”, dijo Urenda.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*