Martes, Abril 25, 2017
Ultimas Noticias

El más fuerte vínculo de un niño es con su madre

madre-hija

El primer vínculo afectivo —y el más importante— que una persona establece, es con su madre y se da desde el mismo momento de la concepción; la madre siempre será ese punto de referencia. Ese vínculo puede reflejarse en una vida positiva y llena de sentido o todo lo contrario. Cuando el vínculo es insano genera adultos incapaces de desarrollarse. Como madre puedes hacer muchas cosas para lograr que tu hijo alcance su potencial y pueda llegar a ser un adulto autónomo. Lee a continuación por qué es importante y cómo lograrlo

La importancia de una relación afectiva saludable entre madre e hijos

Los dos padres marcan las relaciones que tendrán los hijos en el futuro. No podemos dejar esta tarea solo en manos de las mujeres. Sin embargo, esta nota se orientará básicamente a la relación madre e hijo porque, como lo mencioné al principio, es una relación que puede llegar a ser altamente dependiente por su misma naturaleza.

El Psicólogo estadounidense Stephen Poulter, en su libro

AdquiereThe mother factor: how your mother´s emocional legacy impacts your life
(El factor madre: cómo el legado emocional de tu madre afecta en tu vida) describe la influencia que una madre tiene en el comportamiento y las emociones de sus hijos. Para el autor nuestras madres pueden ser nuestra primera experiencia de amor, pero dependiendo de cómo se dé ese vínculo, pueden convertirnos en personas más ansiosas, necesitadas, irascibles o depresivas. Características que nos impactan en todos los aspectos de la vida.
En algunos artículos he mencionado que no podemos hacer nada con lo que nuestros progenitores hicieron con nosotros, pero lo que sí podemos hacer es mirar hacia delante y trabajar en mejorarnos a nosotros mismos para ser mejores padres y madres. Para seguir con los argumentos del autor, quisiera citar brevemente la clasificación de los diferentes tipos de madres que él realizó en su libro. Si logras identificarte en alguna de las categorías, ¡vas por buen camino!, porque esto te orientará en lo que debes trabajar:

Madres Perfeccionistas

Es controladora y ansiosa con el éxito de sus hijos. Los hijos pueden crecer temerosos y con baja tolerancia a la frustración.

Madres mejor amigas

Según el autor es el modelo que prima en la actualidad, y contrario a la anterior, no establecen límites, ni reglas. Adicionalmente el niño puede sentirse rechazado y abandonado sin una figura que lo guíe y lo oriente.

Madres yo primero

Para ellas sus hijos están en segundo lugar. No dan apoyo emocional a sus hijos. Este modelo en mi concepto puede ser uno de los más perjudiciales. Cuando un niño crece solo, emocional y afectivamente, las carencias marcan su vida y siempre estará buscando en otros, el amor y la aprobación; se sujetará tanto a esta necesidad que llegará a permitir maltratos y hasta vejaciones con tal de ser amado y aceptado.

De acuerdo con el autor existen otros dos modelos, uno es la combinación de la madre perfeccionista y la madre mejor amiga, en donde dependiendo de las circunstancias ella será o muy controladora o no impondrá ninguna regla, lo cual tampoco resulta en beneficio del niño. Y finalmente, está la madre completa,la que sabe encontrar el equilibrio, la que es una figura de autoridad y respeto, pero también de amor, que guía y orienta sin generar esa dependencia excesiva que puede ser muy nociva para el niño y muy perjudicial para el adulto en el que se convertirá más adelante. ¿Te gustaría ser esa madre completa y así evitar sufrimientos a tus hijos?, aquí encontraras algunas ideas:

Deja el miedo

Como madre debes trabajar en tus propios temores; las madres a veces nos volvemos un poco fatalistas. Creo que el antídoto a esto, simplemente es volvernos un poco más positivas, trabajar en esos temores y evitar transmitírselos a nuestros hijos. Evitar sobreprotegerlos en demasía, darles su espacio y con esto me refiero a que permitirles que vivan sus propias experiencias. Debemos dejar que desarrollen herramientas para el futuro y que tengan iniciativa Enséñales a enfrentar el fracaso. Para conocer más sobre el tema te recomiendo este artículo: El lado positivo del fracaso. Cómo enseñar a los hijos a convivir con él

Enséñale a confiar en sí mismo

Lo logras cuando permites a tu hijo de cuatro años que él solo tienda su cama y la dejas tal cual él la dejó, porque al hacerlo le dices: “tú puedes hacerlo y yo confió en ti”; cuando le permites a tu hijo adolescente elegir sus amigos y confías en la elección que él hará porque sabes que les has dado valores y herramientas. Existen muchas maneras en las que puedes imprimirle confianza a tu hijo: creyendo en él, nunca descalificándolo con palabras como “inútil, bueno para nada, sabía que no lo lograrías” entre otras. Confiar en él, es una linda forma de enseñarle a confiar en sí mismo.

Nunca es tarde y hoy es un buen momento para permitir que tus hijos crezcan sanos emocionalmente. Supera tus miedos, confía en ti y en tus hijos y lo más importante evita que sean adultos dependientes afectivamente y maltratados emocionalmente.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*