envejecimiento3

Mario cumplió hace poco tiempo 40 años y para él eso representa un cambio importante en su vida. Por 20 años ha tenido un matrimonio estable junto a quien el considera la mejor mujer del mundo y dos hijos que le han colmado de satisfacciones. Su vida ha sido mejor que la de muchos hombres a su edad, por años ha tenido un trabajo exitoso; pero de un tiempo a la fecha, siente que a su vida le hace falta algo, pero no sabe con certeza QUÉ.

Amanda es la esposa de Mario, tiene 39 años y se ha venido dando cuenta de algunos cambios sutiles en su compañero de vida: él no es el mismo de antes y no es que le sea infiel, por supuesto. Sin embargo, ha descubierto que Mario ha comprado una consola de video juegos y dedica casi todos los días tiempo para esa actividad junto con algunas otras que por lo general practican los jóvenes. Si a eso le agrega que ha cambiado su forma de vestir y algunas rutinas de familia han pasado a segundo lugar por actividades que él quiere hacer solo, la situación le es muy preocupante. No es que sea malo, pero ella siente algo de inestabilidad, siente que Mario ha regresado a ser un joven pero en cuerpo de hombre maduro y aunque eso no es del todo malo, le preocupa que a la larga, esa actitud egocéntrica afecte la estabilidad de la relación.

La crisis de la mediana edad en hombres y mujeres es algo real

la crisis de los cuarenta o de la mediana edad es solo una fase más que muchas personas no saben afrontar y a consecuencia de ello, la vida estable que tanto les ha costado conseguir puede verse malograda debido a esa “oleada” de juventud y seguridad que se vive en esa época de la existencia.

Síntomas de la “crisis de los 40” tanto en hombres como mujeres

Los hombres tienen la necesidad de sentirse jóvenes y vivir experiencias que rayen con las aventuras juveniles que por cosas de la vida no pudieron llevar a cabo. Otro aspecto importante es la ambición de “libertad” generada quizá por el cansancio o por la cantidad de responsabilidades que suelen tener los jefes del hogar a esa edad.

En las mujeres ocurre que el cuerpo se prepara para una nueva descarga hormonal. Cuando la mujer experimenta la pre menopausia empieza a vivir una especie de rejuvenecimiento emocional y físico; es decir, se siente de nuevo joven y con ganas de retomar metas que dejó atrás ya que ha madurado y se siente segura de sí misma y la estabilidad de la que goza a esa edad la hace sentir se en la “flor de la vida”.

¿Cómo afecta al matrimonio?

Esta puede ser una oportunidad para revitalizar el amor en la pareja, pero mal afrontada, puede volverse una amenaza para la estabilidad del matrimonio y más si la unión no ha estado pasando por sus mejores momentos; explicaré por qué.

El matrimonio es una unión que para permanecer estable requiere de la existencia mínima o nula de lo que conocemos como egoísmo. Dicho en otras palabras, requiere de dos para salir a flote y mantenerse firme. Sin embargo, si una de las partes, la que sea que esté atravesando la crisis de la mediana edad, se deja llevar por esa descarga de vitalidad, seguridad y energía, va a empezar a “tirar para su lado” y a perseguir sus sueños y metas inconclusas, al cabo de un descuido el matrimonio estará en la cuerda floja, más rápido de lo que pudiera imaginar.

La crisis se puede superar

Barbara Weiss Hewitt, socióloga norteamericana propone las siguientes medidas para prevenir o combatir los problemas que puedan surgir a raíz de la crisis de los 40:

* Dale la importancia que merece a lo que te ha costado esfuerzo conseguir: pareja, hijos, amigos, trabajo.

* Tener una actitud positiva con la vida, el futuro y valorar lo vivido en lugar de querer recuperarlo.

* Disfrutar de los logros que se han podido conseguir y no poner atención sobre exagerada en lo que ha quedado pendiente.

Es difícil ignorar la crisis cuando se pasa por ella, pero la idea es que permanezcas con los pies sobre la tierra, que no descuides lo que tienes y que recuerdes que es pasajera. No dejes que un ataque de egoísmo arruine tu vida. Habla con tu pareja busquen ambos el balance necesario para vivir muchos años más de una feliz vida en común, de seguro lograrán enriquecer aún más la relación.

Dejar respuesta