niñ

Una abuela de 54 años puso a su nieto de 10 a manejar el auto porque había tomado demás y no podía manejar de lo borracha que estaba. El caso se conoció cuando la Policía de Luisiana, en Estados Unidos, recibió una llamada que denunciaba la conducción imprudente que se veía en una automóvil por una ruta interestatal.
Cuando los agentes fueron a ver lo que sucedía se encontraron con un niño conduciendo. Un comunicado de prensa reveló que la abuela, de 54, y otra mujer de 48 le revelaron a los agentes que habían puesto al chico al volante porque habían tomado demasiado.
Las mujeres fueron acusadas de hacer que un menor cometiera un delito y por haberle permitido a una persona sin registro manejar un automóvil mientras que el chico fue entregado a otros familiares.

Dejar respuesta