31

Es por el peculiar efecto que tiene la luz del sol en un edificio de 37 pisos que arruinó -literalmente- un auto de alta gama: un Jaguar XJ. El insólito hecho ocurrió en Londres, cuando Martin Lindsay, un hombre de negocios, dueño del Jaguar XJ, dejó estacionado el auto en pleno centro de la capital inglesa, cerca de un edificio ideado por el arquitecto uruguayo Rafael Viñoly. Gran sorpresa se llevó Lindsay cuando regresó de hacer sus trámites y vio que la cubierta de un retrovisor y el emblema de la marca se habían derretido, y que uno de los costados del vehículo estaba deformado. La respuesta era el reflejo de la luz del rascacielos.
“No podía creerlo”, dijo Lindsay quien recibió 1.500 dólares para la reparación de su automóvil.
No era la primera vez que algo sucedía con el edificio. Una peluquería que está enfrente había denunciado que el reflejo le había quemado la alfombra.
Las compañías que promocionan las ventas del edificio anunciaron que pondrán una pantalla para minimizar el impacto hasta que se encuentre alguna solución de largo plazo

Dejar respuesta