paROLos choferes del transporte público inician desde hoy un paro indefinido en demanda del alza del pasaje de 1.70 a 2 bolivianos, en el sector urbano y en las rutas de Quillacollo y Sacaba, de 2.20 a 2.50 bolivianos. El anuncio fue realizado por el secretario ejecutivo de la Federación del Transporte Departamental, Lucio Gómez, tras abandonar ayer la reunión con los vecinos, las autoridades nacionales, departamentales y municipales.

El comandante de la Policía Departamental, Alberto Suárez, informó que se desplazará al personal por las principales vías de la ciudad y se impedirá el bloqueo de calles y avenidas.

Dijo que su rol es garantizar la libre transitabilidad.

Por su parte, el gobernador de Cochabamba, Edmundo Novillo, ratificó que se hará cumplir la ley y no se permitirá ningún alza del pasaje sin que exista un estudio técnico que lo respalde.

Señaló que se comenzará a realizar a la brevedad posible. La Alcaldía de Cochabamba se responsabilizará del trabajo en el municipio de Cochabamba y la Gobernación de Sacaba y Quillacollo.

Los vecinos rechazaron la propuesta de los choferes de dar un plazo al municipio, hasta el diez de enero de 1024, para tener concluido el estudio de costos. Tampoco aceptaron la postura de los choferes de que pasada esta fecha el pasaje pueda ser elevado a 2 bolivianos.

Desde tempranas horas de ayer las partes en conflicto se sentaron a la mesa de diálogo en la Gobernación.

Después de varios cuartos intermedios no se llegó a ningún acuerdo.

El presidente de la ConFederación Nacional de Juntas Vecinales, Efraín Chambi, hizó un llamado a los vecinos para evitar la confrontación con los transportistas.

CONFLICTO Los excesos marcaron ayer el paro del transporte público. Hubo por lo menos 31 detenidos y un policía herido, resultado de los desbloqueos.

Los choferes del transporte público urbano cumplieron en un 100 por ciento el paro. Los principales puntos de bloqueo estaban en la avenida Blanco Galindo, Oquendo, Aniceto Arce y Libertador Bolívar.

Los conductores también se apostaron cerca a los puentes y en las principales rotondas. Los numerosos grupos golpeaban a los choferes de taxis que transportaban a pasajeros.

Los más agresivos se encontraban en la Plaza Colón. En el lugar destrozaron guiñadores de los vehículos y chicotearon a los conductores que estaban trabajando.

Cerca de las diez de la mañana efectivos de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) llegaron al lugar para evitar los desmanes y decomisar los palos de madera y ligas de goma.

Otro sitio donde se realizaba el mismo atropello fue la rotonda de las avenidas Blanco Galindo y Perú.

La Policía desplazó efectivos de diferentes unidades en todos los puntos de bloqueo. Uno de los primeros en ser abierto fue el de la Libertador Bolívar. Al lugar llegó un contingente policial junto a una grúa para retirar los vehículos, la mayoría de la línea 103.

Ante la resistencia de los conductores y sus familiares se produjo un amague de enfrentamiento con los efectivos policiales.

Los choferes a empujones intentaron retirar la grúa. Tras la llegada de refuerzos de la UTOP se pudo persuadir a la turba para el repliegue de los vehículos. Se logró liberar una vía para normalizar la circulación vehicular.

Dejar respuesta