Lunes, Abril 24, 2017
Ultimas Noticias

10 claves para comer healthy

Los hábitos alimenticios saludables no solo contribuyen a mejorar nuestro aspecto y salud, también nuestro humor. Pero, siendo realistas, no podemos evitar cruzarnos con miles de trampitas cada día; desde el “tecito” de la tarde en la oficina, a esa salida al restaurante con nuestra pareja y demás caprichitos poco saludables, a las prisas y otras malas costumbres difíciles de desterrar… Todo ello nos impide conseguir ese estado “healthy” que todas aspiramos y muy pocas disfrutamos.

Te preguntas, ¿qué hacer para mantener tu “healthy lifestyle” sin necesidad dejar de ir a los tecitos o comer afuera con tu pareja?

Si comes fuera

CLAVE: 1

Elige comida japonesa

Cuando salgas a comer fuera opta por lo oriental. Las raciones de los platos son pequeñas, la cantidad de grasa es mínima, y nutritivamente, se trata de una comida muy sana. Así que los restaurantes japoneses se convierten en lugares perfectos para hacer una reserva sin desviarte de tu dieta. Elige makis o sushis y acompáñalos de ensalada de algas. Recibirás proteínas magras, omega-3, y nutrientes esenciales para tu salud y belleza.

CLAVE: 2

Frente a un menú o invitación

No hace falta que abandones los buenos hábitos cuando estás frente a la carta de un restaurante o cuando tienes una invitación. Y es que es un verdadero placer probar platos nuevos en un restaurante y en cualquier evento.

Sin embargo, para disfrutar sin sentirte culpable, los nutricionistas afirman que la clave está en elegir platos que no sean demasiado elaborados y que no tengan salsas, evitar las frituras, no sobrepasarte con el alcohol, y si es de noche, (y posible) evitar los postres. Pero si no puedes hacerlo, solo prueba una cucharada y disfruta ese bocadito dulce. ¿Otra clave? Nunca repitas nada y cuida las porciones… que sean pequeñas.

En el súper

CLAVE: 3

De compras

La tendencia dicta la vuelta a lo natural y tradicional y a valorar los productos de la tierra. Además, es una de las bases de una dieta saludable. Los mejores sitios para encontrar productos frescos como fruta y verduras son los mercados de siempre.

En la oficina

CLAVE: 4

A media tarde

Si mueres de hambre entre comidas, piensa antes de abrir una bolsita de papas fritas o galletas y ten siempre en tu bolso tus propios snacks. Las mejores opciones son las tostadas integrales con aceite de oliva, vegetales crudos con salsa de queso, frutos secos, nueces o yogurt natural. De esta manera, evitarás la grasa y las calorías que aportan los snacks tradicionales que tienen una cantidad alta de hidratos de carbono y casi ningún micronutriente. La variedad es mucha, así que no pases hambre.

CLAVE: 5

Lunch box

Los nutricionistas recomiendan un plato único mediterráneo: arroz con verduras y carne o pescado, lentejas, garbanzos, espaguetti con carne picada… Se pueden cocinar el fin de semana y conservarl las comidas. Junto a una pieza de fruta constituye un menú saciante, nutritivo e hipocalórico.

Por la tarde

CLAVE: 6

Amor por la fruta

Una de las grandes recomendaciones que surgieren los nutricionistas para llevar una dieta saludable es sencilla: tomar fruta.

Si la comes entre horas, sacia más. Por otro lado, los zumos son una de las mejores opciones para picar entre horas. Y es que son energizantes y están repletos de vitaminas, minerales y antioxidantes. Las posibilidades son infinitas y nunca te cansarás de ellos. Así lo demuestran diferentes cafeterías especialistas en zumos en la ciudad.

Para tener en cuenta

CLAVE: 7

Reduce la sal

En cualquier decálogo de una alimentación saludable, se recomienda reducir el consumo de sal a menos de 3 a 5 gramos por día, porque un consumo mayor eleva la presión arterial y lleva a la odiada retención de líquidos. Los alimentos que debes evitar son los embutidos, anchoas y alimentos procesados. ¿La solución? Usar sal yodada o sustituirla por especias y hierbas aromáticas. Con el tiempo te acostumbrarás y no te arrepentirás de hacer el esfuerzo.

CLAVE: 8

Agua…

Vital para tu salud y peso. Cuánta agua es necesaria? Entre 1 y 2 litros de agua al día. Sobre todo en verano, ya que está comprobado que perder un dos por ciento de agua supone perder también un 20 por ciento de la energía. De esos dos litros de agua recomendados para una dieta saludable, aprovecha para que al menos uno de ellos lleve un suplemento drenante. Si tienes una botella de agua en tu puesto de trabajo, échale un suplemento recomendado por tu nutricionista y aprovecha para limpiar tu organismo mientras te hidratas.

CLAVE: 9

Piensa en verde

Elegir este color como base de la alimentación es un mantra para los expertos.Pues ellos recomiendan incrementar la ingesta diaria de frutas, verduras y hortalizas hasta alcanzar, al menos, 400 gramos por día. Esto quiere decir que hay que consumir como mínimo cinco raciones al día de estos alimentos. Lo mejor que puedes hacer es pedir ensaladas cuando salgas a comer y añadir fruta a tu desayuno.

CLAVE: 10

Cuestión de mente

“Mens sana in corpore sano”. No infravalores el poder de la mente porque en ella reside un 50 por ciento el éxito de tu dieta y tu nuevo y saludable estilo de vida. La motivación y el estado mental es fundamental para adquirir nuevos hábitos saludables.

Por ejemplo, si eres de las que comes mientras haces otra cosa, tienes encontrar tiempo para cuidarte. Por ejemplo, cocina una cena con ingredientes naturales y de la mejor calidad, y disfruta de nuevos sabores y texturas. /

Menú a la carte

Cómo pedir en restaurantes

¿Sientes pavor por comer fuera de casa? Conciliar tu vida social con la dieta siempre resulta un reto. Pero si piensas que la única solución para no pecar en tu dieta es encerrarte en tu casa como ermitaña, pues te equivocas. Es perfectamente viable mantener unos hábitos saludables de alimentación y salir a comer fuera, cuantas veces quieras. Lo único que necesitas es una guía para esquivar los elementos prohibidos de los menús sin sacrificar las salidas con amigos.

Hoy, los restaurantes preparan platos de forma específica o permiten pedir cosas que no están en carta para colaborar con las necesidades dietéticas del cliente. Lo cierto es que cada vez más restaurantes procuran adaptarse a las necesidades de quienes no quieren engordar.

Sin hambre. No llegues con hambre al restaurante, pues luchar contra las tentaciones cuando se tiene mucho apetito resulta imposible. Por ello es imprescindible hacer un pequeño snack antes de salir a comer; una buena opción es un caldo vegetal para llevar el estómago lleno.

¿Aperitivo? Si optas por un aperitivo dile sí al jamón, a las aceitunas, las almendras, las nueces, las gambas, los mejillones, ostiones, salmón… Pero huye de las papas fritas, croquetas, hojaldres y rebozados. En cuanto a la cesta de pan, ni la mires.

¿Un trago? Para beber, siempre es mejor el vino tinto o blanco que la cerveza y nada de margaritas y daiquiris como aperitivo.

¿Lo mejor? Opta por agua. Si optas por el vino, no te pases de dos copitas por comida.

Para compartir. Si tus amigas decidan compartir platitos para picar, no te dejes llevar por lo que pidan ellas. Pide un platito para ti; espárragos, setas a la plancha, jamón, mariscos, pollo… No te comas la croqueta de tu amiga. Recuerda que todo cuenta.

A un lado. Pide la salsa aparte y aliña la ensalada tu misma con aceite de oliva, limón, vinagre, y hierbas. Y es que los aliños cremosos que suelen servir en los restaurantes son altísimos en grasas y calorías. De esta manera podrás controlar la cantidad de calorías que entran a tu cuerpo. Pero no comas más de dos cucharadas soperas de aceite.

Lunch time. Si sales a medio día está permitido pedir un plato de carbohidratos como pasta o arroz, y si lo haces es mejor cocinado con verduras. Lo que sí, no comas pan… solo un carbohidrato. En días que optes por esto… nada de postre.

Proteínas, tus aliadas. Opta por carnes, pescado, pollo o huevos cocinados de forma sencilla, como un omelette de verduras, tanto a la hora de almuerzo como de la cena.

Invitada en casa. Si estás invitada a comer o hay un menú prefijado y no puedes elegir, identifica los elementos que puedas evitar como las papas fritas, o cualquier fritura, el pan, la tarta de postre, carnes con cremas… Si sabes que tendrás una cena de este tipo, prevelo un día antes y después compensa el exceso comiendo carne, pescado o pollo y de manera liviana.

Cuidado con los postres. Algo típico de chicas: compartir varios postres. Una cucharadita de esto y de lo otro puede resultar peligrosísimio, pues al final sin darte cuenta, te has comido toda la carta de postres. Si hay que elegir, lo mejor es la fruta de temporada o un sorbete de limón.

QUICKIE

¿Ganas peso sin razón aparente? Los bajos niveles de vitamina D, magnesio o hierro afectan Sistema Inmunológico y te hacen sentir falta de energía, que suele compensarse con cafeína, dulces o carbs… que te harán engordar./ Los Tiempos

[ad#ad-2-300×250]

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*